martes, 2 de febrero de 2010

Declarada Monumento la Iglesia de Santa María de la Quinta Angustia en Puebla de Don Fadrique



El templo del siglo XVI conjuga elementos de estilo gótico y renacentista.

El Consejo de Gobierno acordó hoy inscribir en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, con la categoría de Monumento, la Iglesia de Santa María de la Quinta Angustia en Puebla de Don Fadrique . Este templo del siglo XVI, que conjuga elementos de los estilos gótico y renacentista, es un claro ejemplo del programa edificatorio desarrollado tras la conquista cristiana del Reino de Granada.

La iglesia consta de tres naves con la misma altura. Cada una está compuesta por cuatro tramos separados por pilares, salvo el de los pies de la nave del Evangelio, ocupado por la capilla bautismal sobre la que se alza una torre de tres cuerpos y campanario. Completan el edificio la sacristía y el presbiterio, donde se encuentra el retablo mayor.

Entre otros elementos singulares, destacan las dos portadas renacentistas del templo. La principal remite a modelos toledanos, mientras que la lateral, más antigua, es de estilo plateresco y cuenta con un capitel corrido decorado con cabezas de angelotes.

La declaración de la Iglesia de Santa María de la Quinta Angustia como Monumento incluye 18 bienes muebles. Entre ellos sobresalen las esculturas de la Inmaculada Concepción y la Dolorosa (ambas del siglo XVII), las pinturas 'Lágrimas de San Pedro' (XVII) y 'San Antonio de Padua' (XVIII) y varias piezas de orfebrería de los siglos XVII, XVIII y XIX.

El decreto aprobado por el Consejo de Gobierno establece, finalmente, una zona de protección en torno al edificio que incluye las parcelas, inmuebles y espacios públicos y privados de la plaza de la Iglesia, el Callejón Tercia y las calles Coronel Capaz, Barroeta, Juan José Clemente y Carretera de la Iglesia.

2 comentarios:

Mariano García Castillo dijo...

Gracias por la información Julio, me alegro de tu iniciativa por los blogs, bienvenido al club.

José Julio Martínez Valero dijo...

Hombre Mariano, cuanto tiempo... Saludos.