jueves, 16 de octubre de 2008

El yacimiento ibérico de Tútugi, en Galera, abrirá al público la próxima semana

Planta y alzado del túmulo 76
Sillar con epigrafía latina en la torre del homenaje








Los delegados de la Junta de Andalucía de Turismo, Sandra García; Cultura, Pedro Benzal y de Trabajo, Luís Rubiales, acompañados de la directora general de Bienes Culturales de la Consejería de Cultura, Guadalupe Ruiz Herrador, visitaron ayer el yacimiento de Tútugi, ubicado en Galera y considerado uno de los más importantes de la península ibérica en cuanto a arquitectura íbera. El director del Museo de Galera, José Manuel Guillén, confirmó a IDEAL que este yacimiento podrá visitarse a partir de este próximo fin de semana y su equipamiento creará cinco puestos de trabajo estables. La Junta de Andalucía, a través de las consejerías de Turismo, Empleo y Cultura, ha invertido más de 800.000 euros en su restauración con los que se pretenden cubrir una serie de objetivos como es recuperar un importante patrimonio arqueológico, acondicionar una zona para la visita pública de indudable interés histórico-artístico, atraer visitantes interesados por la cultura y el patrimonio arqueológico y completar la riqueza patrimonial de Galera y la comarca de Huéscar con una buena oferta de alojamientos rurales.Entre las actuaciones que se han llevado a cabo para aumentar la visión y comprensión del yacimiento, se encuentra la restauración de varios túmulos y la habilitación de una ruta para la visita con el acondicionamiento de los caminos. Asimismo, se ha creado una zona de acogida con un edificio de atención al público y una zona con panelería donde se da una primera explicación del yacimiento y su entorno. Además, se ha señalizado todo el recorrido y puesto paneles informativos en cada subzona así como en los túmulos restaurados.Castellán Alto La directora general también inauguró el Centro de Recepción de visitantes de Castellón Alto, el primero que se pone en marcha en un yacimiento arqueológico. Este yacimiento se sitúa en un espolón elevado en la margen izquierda del río Galera, con un amplio control visual del valle y con una fácil defensa natural. Su período de ocupación se ha fijado entre, aproximadamente, el 1.500 a.C. y el 1.350 a.C, dentro de la denominada Cultura del Argar, que se desarrolló durante el II milenio a.C en el sureste peninsular. El poblamiento se distribuye entre una ladera con cuatro terrazas y un cabezo con tres terrazas naturales subdivididas a su vez en otras artificiales hechas cortando el terreno y construyendo muros de aterrazamiento. La conexión entre los distintos niveles se hacía por escaleras y se ha documentado la existencia de calles entre las cabañas de distintas alturas.El esquema constructivo de las casas consistiría en una vivienda con varias estancias de planta rectangular con un zócalo de piedra sobre el que se colocaría un armazón de cañas revestidas de barro. La techumbre sería plana o ligeramente inclinada sostenida por una estructura de vigas de pino unidas por cuerdas de esparto.Los enterramientos se realizaban en el interior de las viviendas, por lo que no hay necrópolis, consistiendo las sepulturas en una pequeña covacha excavada en el terreno donde se colocaba el difunto en posición fetal con su ajuar. El cierre se hacía con una losa de piedra o con una tabla de madera.También en HuéscarAsimismo, la directora general de Bienes Culturales y el delegado de Cultura, también visitaron el municipio de Huéscar donde anunciaron que la Junta de Andalucía acometerá en breve la segunda fase de las obras de consolidación del Arco del Santo Cristo de Huéscar y la dotación con paneles informativos de la Torre del Homenaje. La intención informar a los visitantes del sistema defensivo de fronteras que había en la comarca de oscense. El importe de estas actuaciones ascenderá a unos 80.000 euros.Guadalupe Rodríguez y Pedro Benzal visitaron durante su estancia en Huéscar y junto al alcalde de la localidad, Agustín Gallego, la Torre del Homenaje, El Pósito, La Casa de los Abades y el Convento de Santo Domingo. Se tratan de edificios que el Ayuntamiento de Huéscar está rehabilitando o a punto de comenzar las obras como es el caso del antiguo Teatro Oscense.



José Utrera. IDEAL